En el portal de Belén.

En la madrugada del pasado 25 de diciembre salió ardiendo el Portal de Belén que había en la plaza de mi pueblo.

Hay quien dice que pudo deberse a la interacción del fuerte viento, la humedad y algún mal contacto. El alcalde de mi pueblo, que ante una candela se crece como un Miura (a ver, no seáis hijosdeputa, lo digo en el sentido de bravura en las salidas), lo ha achacado a gamberros. Hay quien, conociendo el carácter filocomunista del actual gobierno, lo achaca al supuesto carácter ateo del mismo, ignorando que la mayoría de ellos, si no están casados por la iglesia, tienen a sus hijos bautizados por la misma. Sí, lo sé, es una contradicción muy grave, pero quien esté libre de ellas que tire el primer petardo. Incluso ha habido algún gilipollas que se ha permitido el lujo de hacer una broma meándose en los huesos de los muertos de la guerra civil que aún reposan bajo las cunetas de nuestras carreteras y caminos. Bueno, cada cual es libre de opinar, aunque cuando se haga se les vea que la democracia se les queda grande y prefieren fascistas sanguinarios que derrocan ilegítimamente el orden constitucional de gobiernos democráticos.

Aprovechando las vacaciones, he alentado a mis hijos a poner una pequeña piedra para aliviar el vacío calcinado y, recopilando material entre sus Playmobil, hemos compuesto lo que se representa en esta fotografía. El resultado es, como era de esperar, de mucha menor calidad que el construido por la asociación de belenistas de este pueblo, con los que comparto la afición por la recreación de escenas de ficción (aunque a mí me va más la sci-fi que el costumbrismo).

Portal de Belén hecho con Playmobil.

Portal de Belén hecho con Playmobil.

El ángel anunciador es un caballero del dragón; es lo único que encontramos con un mínimo parecido. Eso sí, los ascendientes del niño han sido representados para evitar problemas interespecíficos. El niño no tengo ni idea de dónde ha salido, pero por su tamaño y chalequillo bien podría ser Marty McFly que ha equivocado fecha y ha tenido que guardar el DeLorean tras el establo. Vaya usted a saber… María y José son, en realidad, Noé y la mujer de éste. Eso sí, hubo que elegir la silla de María entre entre una de estilo moderno o un trono egipcio, encontrándose este último más apropiado, así como algo de mobiliario para no dejar la escena muy desangelada. Como se puede observar, no hay ni buey ni mula, porque Ratzinger-Z dijo que de eso no hubo y por su posición debe saber lo que dice.

Los magos de oriente son un poco de batiburrillo. Un mago (de verdad) de un castillo de dragones (o así) que representa a Melchor portando una copa de oro. Al contrario de lo que marca la tradición, no es de barba blanca, pero es que todo no se puede tener. Gaspar es un saqueador de las tumbas de los egipcios, pero ha sido convenientemente modificado para reconvertirlo en un mago digno portando una jarra. Ya sé que la tradición dice portaba incienso, pero igual lo traía en polvo y entonces la jarra va bien. Baltasar se ajusta propiamente a la iconografía de Ben-Hur (este año no la han puesto en la tele, ¿qué pasa en este país?) aunque con el cambio de look parece que es un personaje descartado de los Village People. Porta un recipiente destinado a las vísceras de las momias que, si no se aprecia bien, tiene la cabeza del dios Horus (guiño guiño).

¿Puede haber portal de Belén sin pastores? ¡Claro que no! Pues ahí está, un pirata harto de vagabundear por los mares del Sur que invierte los beneficios del honrado (por nuestros políticos, banqueros y legión de economistas actuales) arte de la piratería y se compra unas ovejas. Pero ¡vaya por dios! aparecen los civiles del momento, fielmente representados por romanos (no tenía soldados herodianos, es lo que hay) pidiendo la autorización para pastar por esas tierras. Mientras el pastor protesta, el número espanta las ovejas que, hay que joderse, carecían del permiso reglamentario para aprovechar esos sagrados pastos.

Pues eso, feliz día del prepucio divino y que el 2014 sea provechoso para casi todos (por una vez, los de siempre podrían quedarse al márgen, pero seguro que va a ser que no)

Chismes, mentiras y WhatsApps.

El 14 de noviembre de 2013, los trabajadores del Ayuntamiento de Los Palacios y Villafranca manifestaron ante los medios de comunicación y la opinión pública la preocupante situación en la que se encuentran y la solicitud de ayuda hacia los partidos y ciudadanos para, juntos, poder encontrar una solución.

Comunicado de los trabajadores del Ayuntamiento de Los Palacios y Vilafranca

Comunicado de los trabajadores del Ayuntamiento de Los Palacios y Vilafranca

El anterior comunicado fue enviado tanto a los partidos políticos, a los medios de comunicación y fue repartido puerta por puerta por la localidad de Los Palacios.

El viernes pasado salta boca a boca y por WhatsApp un bulo que apuntaba a que la movilización de los trabajadores del ayuntamiento obedecía a una trama orquestada por el anterior partido del gobierno, el PSOE. A continuación, el mensaje obtenido a través de WhatsApp:

Ayer ME SENTÍ ENGAÑADA. vi a socios del PSOE repartiendo las cartas de los funcionarios del ayuntamiento.  Y AHORA LO ENTIENDO TODO.  Cuando la lei hace días INCLUSO ME LA CREÍ. vi bien que pidiesen la unión de todos. Aunque ellos mismos no lo hayan hecho hasta ahora.  Sí, me lo creí de veras. Pero al enterarme q han pagado 80 € a socios del psoe para q les repartan las cartas por  pueblo,  YA ME CUADRA TODO. Porqué ahora dicen que quieren ir a protestar a donde haga falta, a la diputación, a la junta Andalucía? Porqué no han ido con el sr alcalde las veces que ha ido?  Realmente quieren luchar por el pueblo  o solo les importa su sueldo? Pues yo si fui. Nunca había ido a protestar a ningún sitio.  Pero lo hice aquella mañana del incendio.  Fui con mås vecinos q no tenemos nada q ver con el ayuntamiento ni con el sr. Alcalde. Y fuimos porque sentíamos q teníamos q estar con  nuestro pueblo en un momento así.  Y sí, también junto al sr. Alcalde. Aunque no lo votase. Porque yo iba a reclamar ayudas para que mi
pueblo salga de la ruina donde lo han dejado los corruptos.  Ojalá se pudran en la cárcel y devuelvan todo lo q han robado! ! Ayudas para que los trabajadores cobren sus nóminas,  pero también para q el ayuntamiento pueda pagar sus deudas y  contratar a familias necesitadas. Sin embargo, allí no estaban los q firman la carta, no eztaban los sindicatos.  Solo habia algunos trabajadores del ayuntamiento  y muchos vecinos.. ese día me llevé una gran decepción. Allí estábamos una parte del pueblo.  Pero faltaban muchos.  Especialmente faltaban muchos políticos.  Y por eso me habia alegrado el otro dia al leer la carta de los funciinarios. Pensé que dios les habia abierto los ojos y realmente querían dejarse de broncas y ayudar al sr. Alcalde y ayudarse. AYER LLEGÓ MI DECEPCIÓN.  SOCIOS DEL PSOE REPARTIENDO LA CARTA??? AQUÍ HAY GATO ENCERRADO. y dios me libre de acusar a todos. Pero muchos de ellos miraban para otro lado cuando los basureros no cobraban, los mismos que se reían cuando las asistentas no cobraban, 
los mismos que se reían cuando los negocios cerraban porque antoñito maestre no pagaba.  Sí, los mismos que tienen un puesto y un sueldo para toda la vida sin haber aprobado oposiciones limpias. Esos mismos,  cuando les daban las respuestas para que aprobasen, se reían de otros niños como mi hijo. Y hoy son funcionarios.  Mi hijo no. Pues esos funcionarios que protestan ahora nunca se han solidarizado con los parados que ya no tienen nada. Como mis hermanos, que  van a perder sus casas. Cuatro años parados!!! Comiendo gracias a la paga de mi madre. Estos funciinariis, gracias a dios, cobran, aunque sea tarde. Pero cobran sueldos de 2000 y 3000 euros. Con esa nomina cualquier familia aguanta unos meses. Si cobraran 426 €!!!! Y me pregunto porqué si no están a gusto porqué no piden la cuenta y dejan el sitio para otros que quieran trabajar. Cuando vi a SOCIOS DEL PSOE REPARTIENDO SU CARTA,   SRES FUNCIONARIOS, PARA MI HAN PERDIDO LA POCA CREDIBILIDAD QUE TENÍAN. habéis demostrado que es otra maniobra más, 
manipulada  por quienes os enchufaron, precisamente los q arruinaron el pueblo y no dejaron dinero para las nóminas  A MÍ NO ME ENGAÑÁIS.

Me han enviado esta carta esta mañana.  Pásala.

En fin, lo normal. Alguien (o algunos) con mala leche en lugar de sangre se ampara en el anonimato para desprestigiar el movimiento obrero cuando se ve desarmado de razón para contradecirlo. Lo que revela no solo su miedo al diálogo, a la libertad de expresión o al entendimiento entre iguales, sino también la escasa catadura moral del redactor (o redactores).

Además, tengo que decir que siento pena de quienes con tanta rapidez prestan verosimilitud a estas torpes mentiras amparadas en el anonimato, sin pararse a pesar un momento que, quien más o quien menos, ha sufrido en su propias carnes, en las de un familiar o en las de un amigo este tipo de cobardes falsedades intencionadas.

Pues bien, resulta que un hombre con nombre y apellidos da la cara, dice ser quien está repartiendo el comunicado de los trabajadores del ayuntamiento y manifiesta que no es cierto lo que dice el bulo y que, en consecuencia, el movimiento obrero de los trabajadores del Ayuntamiento de Los Palacios no está manipulado por ningún partido político.

La persona que reparte el comunicado da la cara el Facebook

La persona que reparte el comunicado da la cara el Facebook

Obtenida del siguiente hilo en Facebook.

Por lo visto, todavía hay quien le achaca un parentesco de segundo orden con alguien de la actual ejecutiva del PSOE local. La cuestión es ¿quién está libre de tener un hermano, primo, sobrino o amigo en algún partido político? ¿Eso condiciona nuestra forma de pensar? Algunos parecen querer que volvamos a ciertos criterios de la Edad Media para acreditar la ausencia de mancha o culpa, como si tener relación con alguien con ideas políticas diferentes te hiciera culpable de algo. Como si tener convicciones políticas diferentes fuera abominable.

Lo cierto es que hoy en Los Palacios algún (o algunos) cobarde mentiroso se está doliendo de la “guantá sin mano” que ha recibido en toda la boca.

Trabajadores del Ayuntamiento de Los Palacios: ¡ánimo! Ante la mentira y la cobardía solo queda la firmeza en vuestras justas reclamaciones y la transparencia en vuestras acciones.

Minientrada

Estas imágenes, junto con la lapidaria cita de Albert Einstein, corre de manera viral por la red resaltando, por algunos, lo malo de la tecnología.
Es una lástima que dicha frase jamás fue dicha por el propio Einstein. Es más, hace poco me topé con un blog que contaba algo muy interesante: que la mayoría de las citas de Einstein eran constructos para quitarse a un periodista latoso del medio. Si esto es así, y por lo que he podido comprobar en sitios donde aparece la cita junto con su fuente, es aún más risible el hecho de que se

Cita falsa de Einstein

Cita falsa de Einstein

intente dar verosimilitud a un prejuicio mediante una cita del que todo el mundo ha oído hablar, pero del que la mayoría no ha leído ni una sola frase original.

De todas formas, esto iba de las fotos y de un prejuicio, el que condena la tecnología como elemento alienante o, en su defecto, como algo deshumanizador. No digo que no lo sea en determinadas circunstancias, pero conviene analizar las fotografías. Puede que me equivoque, pro cuando vemos una fotografía interpretamos el contexto. Si conocemos a la gente que sale, el lugar o las circunstancias que rodea a la instantánea, puede resultar fácil no equivocarse. Aún así, lo que se representa es un momento, un instante perpetuamente congelado, un único fotograma de una película de la que no conocemos el inicio, el nudo ni el desenlace.

Voy a jugar. Dado que desconozco la película, puedo interpretar qué ocurre. En la primera foto aparecen una serie de jóvenes que, tomando café, parecen ensimismadas en sus dispositivos móviles. A mí se me antoja que en la charla, alguna de ellas ha podido plantear alguna duda y, entre todas, están usando el acceso a internet de los mismos para resolverla. Al final, puede que con la resolución de la duda hayan depositado sus teléfonos en la mesa y continuado la charla. O puede haber derivado en otras búsquedas y en otras temas de conversación relacionados.

En la segunda foto la gente aparece con cara divertida. Pienso que están en un grupo de chat (ya sea a través de “WhatsApp” o de otro servicio de mensajería) y comentan entre ellos mismos y entre otros ausentes los preliminares del inicio de la velada (los platos están vacíos y limpios, los vasos intactos y en su sitio, señal de que la comida aún no ha empezado) y que dejarán algo más tarde de lado los teléfonos en cuento empiecen a llegar el condumio.

La tercera fotografía muestra a tres mujeres en un museo, sentadas. Puede que tras un paseo por éste, hayan decidido darse un respiro para tomar fuerzas. Una de ellas puede estar consultando algo sobre lo que ha visto: la fecha de un cuadro, la vida de su autor… Otra puede estar contando en alguna red social dónde está. La tercera, quizás más cansada, mira distraída bien pensando si mandar un mensaje a alguien del que se está acordando, bien habiendo consultado algo y pensando en ello con la mirada perdida en la lejanía.

El resto son posibles variaciones de esto. Pero, en todo caso, todo esto viene de un prejuicio, del planteamiento que en una reunión hay que hablar con los presentes y mirarse a los ojos mientras unos nos contamos cosas a los otros. Pero, por lo visto, algunos no parecen entender que la tecnología puede permitir ampliar el número de contertulios en una reunión sin que estos se encuentren físicamente presentes. En ocasiones, a muchos kilómetros de la reunión. Lo que estas personas no ven, lo que cualquiera vería seguramente si la película estuviese completa, es que estos usuarios levantan la cabeza con frecuencias, hablan entre los presentes, se ríen e intercambian risas y frases tanto con los que tienen codo con codo, como con los que se encuentran en la distancia.

Es decir, en este caso, el prejuicio no permite observar que en vez de alienar, la tecnología está favoreciendo la reunión de un grupo que, quizás, se encuentre disperso, favorece que la gente se socialice. ¿Que nos gusta más mirar a los ojos, tocar la mano del contertulio para reafirmar nuestra presencia o simplemente escuchar su risa en directo? Pues sí, estoy de acuerdo. Pero no por eso es necesario demonizar algo que, en la mayoría de las veces que se critica, ni se usa ni se conoce. Como todos los prejuicios, éste nace de la ignorancia o de una inadecuada comprensión de la realidad.

Hoy es dos de julio.

Hoy es el cumpleaños de mi padre. Murió el año pasado, el 24 de mayo en el Hospital de Valme, de algo que fue a peor de las mil cosas que tenía.

No sé qué les pasará a los demás, pero a mí me resulta curioso cómo descubres poco a poco las cosas que sabes porque alguien te las enseñó. Mi padre, a pesar de su carácter algo tosco y cada vez más huraño, me descubrió cosas que ahora sé que conozco gracias a él. Tanto las que me han servido para hacer las cosas mejor como los errores.

Pero no deja de extrañarme que su ausencia me revele cada día cosas nuevas. Comenzaron en el mismo tanatorio, donde empecé a conocer de verdad a los buenos amigos y el calor de su compañía, las charlas (a menudo divertidas) sobre los más variados temas, los consejos, los procedimientos administrativos vinculados a la muerte e, incluso, a identificar la mezquindad de algún politicucho de medio pelo que me negó el pésame porque dos días antes había publicado algo por aquí que, sin duda, le había molestado.

A menudo me he encontrado preguntándome qué pensaría él de un determinado problema o algún asunto que tenía entre manos. Imagino que será un recurso psicológico, pero ese ejercicio me ha ayudado a tomar una decisión o a entrever el camino o procedimiento a seguir. Si fuese uno de esos espiritualistas que se autoengañan, algún descerebrado seguidor de Coelho o de algún posmodernista similar, tendería a pensar que mi padre forma parte de mí y que su voz, mezclada con mis genes (o mi espíritu, tanto da), me habla cuando mi corazón se abre a la credulidad. Pues no.

El proceso debe ser otro distinto. Lo quieras o no son años de convivencia que, quizás de manera inconsciente, van dejando una semilla en ti que condiciona tu carácter, tu forma de pensar. Es el machacón repetir de una idea hasta que la haces sin pensar, un determinado modelo de comportamiento aprendido que ejecutas al estilo autómata, una serie de protocolos de conducta incrustadas dentro de tu mente y que los tratas como propios. Pero también algo tan simple como ignorar profundamente quién fue mi padre y tomar una imagen idealizada, que no es otro que yo mismo, para reflexionar sobre los problemas cotidianos. Porque una de las cosas que más echo de menos de él es que siento que no lo conocí lo suficiente. Y ese pensamiento me entristece.

Feliz cumpleaños, papá.

Unos trajes de flamenca.

Si un representante público mete la mano donde no debe, lo suyo es que lo aparten de “lo público” para que no lo vuelva a hacer y que el juez, en su caso, determine las consecuencias. Si éste es el caso, que así sea. Sin embargo, vengo pensando varias cosas desde que esto ha ocurrido.

Todo salta cuando el ABC publica un presunto hecho delictivo que precipita la dimisión de la hasta la fecha portavoz del cada día más exiguo grupo socialista. En primer lugar ¿quién ocupará ahora su puesto? Porque una cosa es que deje su acta de concejal y otro que se vaya del partido o de su dirección. Una bancada más que esquilmada por las renuncias corre el riesgo de desaparecer, a causa de la irresponsable espantada de su desaparecido cabeza de filas, hace entrever un largo tránsito por el desierto de esta formación política en Los Palacios. Pero esto no es lo principal, sino dos hechos:

Que Susana Díaz la defenestre porque ha visto “algo raro” me suena mucho más a que alguien le tenía preparada por la espalda una daga afilada embadurnada en el veneno de la venganza. Porque a muchos no se les escapa que existen determinadas personas que no toleran que se les lleve la contraria y muchos menos que se les encare. Eso se paga. A mí me parece que Chari lo ha pagado y que el anterior alcalde está ahora disfrutando de esas mieles frías, tan terribles por su dimensión cainita. A la par de torpe y casi suicida por cortar los puentes que le unen a algo.

Chari, después de traicionar a sus bases, se metió ella solita, posiblemente sin medir adecuadamente las dimensiones de sus actos, en la boca del lobo. Todo ello fundamentado en ese aparente doble rasero y medias mentiras para justificar algo que tiene otra razón de ser: si el cese fuese por esas “cosas raras”, algunos deberían haber sido deportados ya a Nueva Zelanda teniendo en cuenta la situación en la que han dejado las arcas municipales. En definitiva, un cese sospechoso de ser fruto de venganzas internas.

Pero está la otra vertiente. Todas las imágenes emitidas por los medios de comunicación nacionales sobre el caso son exclusivas de la televisión local que, hasta que se haga un estudio de medios fiable, no ve ni el tato (porcentualmente hablando, claro). Salvo programas específicos, como los plenos, quiero creer que nadie graba los informativos ni otros programas sin un interés especial por alguno de ellos. Por tanto ¿cómo llegan las imágenes concretas a los medios de comunicación nacionales? Porque es evidente que se ha realizado una selección de ellas, aquellas en las que Chari Ayala va vestida de flamenca. Eso supone una dirección, una búsqueda… una intención en definitiva que no puede ser al azar. Puede que la televisión local tengan indexadas en su correspondiente base de datos y la búsqueda pueda realizarse más o menos rápida. También puede que alguien, un periodista, haya presentado ante ese medio una solicitud de búsqueda más o menos concreta. Pero, en mi opinión y hasta que alguien me demuestre lo contrario, esto ha sido una (magistral, lo admito, aunque no muy limpia) jugada del gobierno actual para terminar de cargarse al único partido que podría hacerle sombra en unas futuras elecciones (tal como está la situación ahora mismo y si no cambia mucho).

Halcón Milenario de Fine Molds: 1- Introducción.

Desde pequeño me han llamado la atención las maquetas. Casi de todo tipo. La primera cosa que recuerdo haber montado fue un barco de guerra. Era niño y tengo recuerdos borrosos de andar enredando con el pegamento Imedio y con pequeñas piezas que se despegaban, no sé bien por qué. Quizás por error al elegir al pegamento, quizás por la falta de pericia, quizás…

Millenium Falcon de Fine Molds

Años más tarde, mis padres me regalaron el Ibertren y, dentro de mis escasas posibilidades, compré algunos vagones, una estación y algún que otro cachivache que guardo como oro en paño. Recuerdo que devoraba los catálogos publicitarios que me enviaban por correo estudiando qué podía comprar o no, porque sabía que mis padres ofrecerían una lógica resistencia a adquirir algo que no era imprescindible, y la cosa no estaba como para malgastar el dinero. Estudiaba las fotografías de las maquetas de paisajes y dioramas, para ver cómo estaban hechos. En una época sin internet, sin saber a quién acudir para preguntar estas cosas (que se salían, en realidad, de lo normal), era difícil saber cómo hacerlas. Nunca hice ningún diorama ni maqueta de paisaje para colocar mis vías. ¿Por qué? No sé, Será que, en realidad, me faltó interés. O que, después de vueltas y vueltas hasta encontrar la solución me faltó el puntito mañoso a la hora de trasladar la teoría a la práctica.

Lo cierto es que me fascina la minuciosidad de las maquetas y los dioramas, me quedo embobado admirando las que aparecen en las películas, en la pericia del artista que se esmera aumentando el grado de detalle que las convierten en algo creíble. Por ejemplo, he disfrutado a partes iguales con las películas de la saga de El señor de los anillos, como con los “extras” que vienen en los DVDs donde explican cómo han hecho las miniaturas (o “maxituras”, dado que el tamaño de las mismas suele ser realmente grande) de las ciudades u otros elementos.

La cosa es que estoy construyendo mi primera maqueta, el Halcón Milenario de Fine Molds, la famosa nave espacial de Han Solo en La Guerra de las Galaxias. La historia de cómo llegó a mis manos merece ser contada. La ciencia ficción es algo que me gusta desde pequeño. Recuerdo, en una época con sólo dos canales de televisión, esperar con paciencia que emitiesen series como Espacio 1999. Cada vez que iba con mi madre a la capital, a Sevilla, pasábamos por El Corte Inglés cuando se acercaban las navidades, la mejor época para un niño que disfrutaba mirando en una sección de juguetes rebosante. Un día vi algo que me dejó prendado: el Halcón Milenario sin ensamblar, para construirlo tú mismo. Seguramente era el de AMT y, como es lógico, pedí a mi madre que intercediera ante Sus Majestades de Oriente para que me lo trajesen. No hubo suerte. O bien la maqueta tenía un precio demasiado alto, o bien mis padres no tenían muy claro qué quería hacer un niño de alrededor de 10 años con eso y con todas sus piezas. De hecho, los cientos de piezas de los Exin Castillos eran la desesperación de mi madre.

Mucho tiempo después, ya casado y mis hermanos con pareja, empezamos a regalarnos por Reyes. Casi siempre que me preguntaban, decía que quería el “Halcón Milenario de muchas piezas para montar”. Sabía que estaba descatalogado porque lo había buscado a conciencia, pero lo decía para “chinchar”. Pero cerca de las navidades de 2006-2007, mi cuñado Manué lo encontró en Transilvania Models, se puso de acuerdo con mis padres, mis hermanos y mi mujer (que fue la que sufragó la mayor parte) y lo compró. Mi cuñado Manué es un buen tipo, pero no es bueno guardando secretos. Se ve que conforme se acercaban las navidades le era más difícil contenerse, y empezó a lanzar indirectas. Después de varias de éstas y tras algún lapsus de mi propio padre, empecé a considerar en serio que lo habían encontrado. Me puse a buscar y ¡así era! El día de Reyes de 2007 fue muy especial, a pesar de que me lo esperase, pero la visión de la enorme caja y la multitud de piezas que contenía fue muy emotivo.

Tras las fiestas, empecé a darle vueltas al montaje. Pienso que sentía miedo. Busqué sitios donde informarme sobre herramientas, colores, pegamentos… Un sitio que leí en profundidad fue el apartado titulado Los astilleros de Fondor de ShitNET. En él se explica, para un novato como yo, las principales técnicas y cómo hacer determinados efectos. Me entusiasmó y a la vez de preocupó encontrar que existían kits de iluminación para el Halcón Milenario, pero eso lo discutiré más adelante. Y me acojonó que no sólo existen distintos tipos de material plástico del que fabrican las maquetas, sino que no todos los pegamentos valen para esos materiales. Es curioso, pero eso me angustiaba “¿qué pasa con el pegamento de toda la vida?” Investigando un poco descubrí que sí, que existen muchos tipos de pegamentos y que cada uno pega de una forma: unos formando una masa sólida uniendo dos o más partes, otros disolviendo parte del material a pegar para hacer una unión más fuerte, otros… Cada vez que iba a un supermercado o a una ferretería, terminaba en la sección de pegamentos examinando las características de uno y de otros.

Millenium Falcon de Fine Molds – Interior

Haciendo un pequeño inventario de cosas que me hacían falta (pinturas, minúsculas brocas para taladrar, pinceles…) y en pleno verano me dirigí por correo-e a Transilvania Models. No tengo palabras para agradecer la paciencia que tuvo Luis Hernández con un novato como yo: que si en las instrucciones pone tal color pero en Acrílicos Vallejo no lo veo, que si el pegamento, que si… Si alguna vez lees esto… ¡Muchas gracias Luis!

Millenium Falcon de Fine Molds – partes de la cabina

Otoño de 2007. Ya lo tenía todo. El primer paso es la cabina… pues ¡vamos a ello! Localizo las partes, las separo, les elimino restos de plástico… Como había comprado un kit de iluminación, el asunto de la cabina había que tratarlo con esmero. Si no la vas a iluminar, con las pegatinas que vienen en la maqueta sobra. Pero si vas a poner luces dentro ¿no quedará un poco “cutre”? ¿Cómo hago el interior, con lo sumamente reducido que es, para que no se vea mal? Aquí me quedé…

Primavera de 2010. Después de dos años y medio de mirar con pena la caja, de pensar en el asunto de la cabina, de coger los DVDeses de La Guerra de las Galaxias y realizar capturas de las escenas donde aparecía ésta, de ver qué habían hecho otros (hay soluciones realmente buenas), decidí saltarme ese paso para ir cogiendo confianza con otros menos complicados. Pero… mientras que las pinturas parecían estar en buen estado, los pegamentos estaban secos. Vuelta a los estantes de los supermercados y de las ferreterías. El plástico es poliestireno rígido así que… ¿qué pegamento elijo? Una de las páginas comerciales que más me gustaron fue la de la marca Ceys por la facilidad de elegir el tipo de pegamento según la utilidad que le vamos a dar. Después de comprar varios botes de pegamentos distintos y de probar algunos (“Plasticceys” está bien pero no me acaba de convencer, porque no fija bien mis piezas), decidí que el que me interesaba era su adhesivo especial para modelismo. Pero no lo encontraba en ningún lado. Me puse en contacto con ellos por correo-e y, de forma muy amable y diligente, me informaron que habían dejado de fabricar ese producto y que me recomendaban “Porexceys”, de similares características. Aunque este pegamento está recomendado para pegar porespán, éste no es más que poliestireno al que, fundido, le han inyectado gas. El resultado final fue bueno, aunque el bote es de 70 ml. y que para las piezas minúsculas hay que andar con mucho cuidado para no terminar embadurnándolo todo, ya que la boca de salida es bastante grande. Al final, todas las piezas pequeñas las he terminado por pegar con pegamentos basados en el cianocrilato (el típico SuperGlue)

Millenium Falcon de Fine Molds – Porexceys

Así que poco antes del verano empecé, con altibajos, a construir mi maqueta. Lo primero, baño jabonoso a las plantillas, para eliminar cierta pátina oleosa que puede dar problemas al pintar con pinturas acrílicas. Luego, separar, lijar y pegar. A partir de ahora, espero ir contando lo que vaya haciendo.

Millenium Falcon de Fine Molds – plantillas

¿La izquierda despistada?

Antes de empezar a criticar a la gente que no vota (que sí, que es un gesto en parte estúpido en tanto que provoca justo lo que no se quiere, que entre la derecha apretando, pero ¿a quién votar?) y demonizar al que menos culpa tiene del asunto, habría que reflexionar un poco sobre “la cosa”. Porque el criticar al que se abstiene y luego se queja (con razón, aunque estúpidamente de nuevo) es igual de grave, a mi parecer, que realizar proclamas sobre la legitimidad de un voto para despotricar sobre ella si ésta no te favorece. O confundir la legitimidad de una elección con la carta blanca para pasarse por el forro el principio básico de un gobierno democrático, el de gobernar para sus ciudadanos.

A mí me parece buena cosa que el PP haya ganado en Galicia. Una cosa es que no comparta su ideología y otra que (aunque me hubiera gustado otro resultado) que no respete la voluntad de esos miles de gallegos que se han quedado en sus casas (o votado de manera nula) porque no querían votar a partidos con los que no se identifican, bien porque su ideología es diferente, bien porque están cansados de los trapicheos de los grandes partidos, bien porque no saben en realidad qué quiere hacer la izquierda, posiblemente motivado porque la mayoría de políticos salen a la calle “a la caza del voto” como las setas, por temporadas. Así la ciudadanía se decanta por lo menos malo que ya conoce, los grandes partidos, porque se ven (aunque sea por la tele), mientras que la izquierda rezonga sobre unos resultados que, como siempre, no le son todo lo favorables que piensan -equivocadamente- que merecen.

Pienso que la izquierda en este país (y puede que en el resto de Europa) está muy despistada. No digo que manifestaciones y marchas (no confundirlas con pantomimas de robasupermercados) no sean necesarias. Pero mientras nos manifestamos, marchamos o nos quejamos este gobierno con tintes urfascistas y la oligarquía neoliberal que los apoya, sin más credo que el ansia por el dinero (el nuestro) fácil, se descojonan e intentan desprestigiar las demandas de la izquierda (igualdad, progreso y democracia, entre otras) de “radicales”, cuando lo radical es someter al pueblo soberano al arbitrio de unos pocos.

El problema es que la derecha acapara directa o indirectamente la práctica totalidad de las vías de la información. Salvo en internet, donde suceden intentos de censurar el casi único canal de expresión libre que va quedando, el ciudadano recibe una la información sesgada. Por eso aparecen las contradicciones en forma de jubilados, parados sin recursos y obreros sin capital apoyan o militan partidos de derecha como el PP. Estoy convencido que la mayoría no tiene sólidas convicciones consevadoras, sino que no disponene de la información completa ni la han reflexionado. Sin hablar de los movimientos fascistoides que culpabilizan a los políticos de ser los responsables de este problema.

La sociedad tiene cierta aprensión a la izquierda. A la de verdad, no el teatro del pseudosocialista de la casta dirigente del PSOE o las pantomimimas marinaledienses. Una aprensión creada por información sesgada proveniente de unos medios de comunicación que no ofrecen versiones alternativas, no fomenta la discusión racional del problema, sino el pensamiento único de que “hemos vivido por encima de nuestras posiblidades“. Y ahora toca sufrir, claro. A ti y a mí, no a los verdaderos culpables. Sin embargo, dicha aprensión es ficticia porque su lucha se ha caracterizado por la defensa de un estado del bienestar que proteja a los débiles, la igualdad de acceso a las oportunidades o al desarrollo personal, el derecho a un trabajo, vivienda, educación y servicios sanitarios dignos. La situación de peligro de desaparición que ahora esto soporta está en peligro debido, en parte, a esta desinformación interesada. Por ello hay que reaccionar no sólo con protestas y movilizaciones sociales, sino compaginando esto con otro tipo de actividad mucho más peligroso para el urfascismo: la difusión del conocimiento.

La charla del profesor Vincenç Navarro que enlazo abajo es un ejemplo ilustrativo. Además de proporcionar datos que pueden contrastarse, se plantean alternativas razonables para afrontar el problema de la crisis que padecemos. Esto es lo que debe promover la izquierda: difundir las ideas. Aprovechar y utilizar el entramado social preexistente (partidos, asociaciones, sindicatos, etc) para promover el debate acercando al ciudadano ponentes que hablen de todo tipo de temas: ciencia, filosofía, literatura, política, economía, arte… Hacer que profesores enclaustrados en universidades e institutos salgan a la calle. Que artistas y profesionales se acerquen al ciudadano. Que investigadores y políticos enseñen al pueblo lo que hacen. Estoy seguro que muchos de ellos estarían dispuestos a ceder parte de su tiempo en charlas y otras actividades de este tipo a poco que se les convencieran.

Pero ¡ojo! Evitando la tentación del control. Organización y fomento, pero no control, porque todo tipo de control no sólo provoca desigualdades, sino que es la antesala del urfascismo que se supone que se combate. Una cosa es rebatir tesis que son erróneas o que intentan someter o perjudicar a la mayoría de la sociedad y otra cosa es vetar que ciertas ideas tengan cabida. Además, evitar la concentración de estos enventos o charlas en la cercanía de las elecciones. Porque la idea es que el conocimiento proporcione al ciudadano las herramientas para que, entre todos, podamos construir una sociedad libre. Esto no se debe hacer para ganar unas elecciones, porque entonces se estará haciendo lo mismo que hace la derecha: manipular a las masas en provecho propio. Si se quieren ganar las elecciones, habrá que hacer otras cosas. Por ejemplo, demostrando mendiante estos eventos que la izquierda está representada por gente formada, razonable y capaz.

Hay que dar al pueblo las armas que necesita para defenderse del urfascismo: el conocimiento. Con el conocimiento, el urfascista se bate en retirada y vuelve a la guarida que no debió abandonar. El conocimiento vacuna y previene al cuidadano de confusiones y ambigüedades que sirven de caldo de cultivo de urfascistas. No lo permitamos, entre todos no debería ser difícil. Y de camino, este conocimiento evitará y, quizás, revertirá la invasión de la morralla posmodernista que ahora invade y crea ese conglomerado difuso llamado izquierda, incluidos ecoloanalfabetos, fascistoides camuflados, catetos vestidos de limpio  y arribistas con la pretensión de vivir del cuento a base de machacar al subalterno.

La charla del profesor Vincenç Navarro, en dos partes. Muy interesante e ilustrativa.

http://www.dailymotion.com/video/xt8lye_conferencia-vicenc-navarro-uimp-2012_news
http://www.dailymotion.com/video/xt8obd_conferencia-vicenc-navarro-uimp-2012-parte-ii_news