Archivo de la etiqueta: Legislatura 2011-2015

Unos trajes de flamenca.

Si un representante público mete la mano donde no debe, lo suyo es que lo aparten de “lo público” para que no lo vuelva a hacer y que el juez, en su caso, determine las consecuencias. Si éste es el caso, que así sea. Sin embargo, vengo pensando varias cosas desde que esto ha ocurrido.

Todo salta cuando el ABC publica un presunto hecho delictivo que precipita la dimisión de la hasta la fecha portavoz del cada día más exiguo grupo socialista. En primer lugar ¿quién ocupará ahora su puesto? Porque una cosa es que deje su acta de concejal y otro que se vaya del partido o de su dirección. Una bancada más que esquilmada por las renuncias corre el riesgo de desaparecer, a causa de la irresponsable espantada de su desaparecido cabeza de filas, hace entrever un largo tránsito por el desierto de esta formación política en Los Palacios. Pero esto no es lo principal, sino dos hechos:

Que Susana Díaz la defenestre porque ha visto “algo raro” me suena mucho más a que alguien le tenía preparada por la espalda una daga afilada embadurnada en el veneno de la venganza. Porque a muchos no se les escapa que existen determinadas personas que no toleran que se les lleve la contraria y muchos menos que se les encare. Eso se paga. A mí me parece que Chari lo ha pagado y que el anterior alcalde está ahora disfrutando de esas mieles frías, tan terribles por su dimensión cainita. A la par de torpe y casi suicida por cortar los puentes que le unen a algo.

Chari, después de traicionar a sus bases, se metió ella solita, posiblemente sin medir adecuadamente las dimensiones de sus actos, en la boca del lobo. Todo ello fundamentado en ese aparente doble rasero y medias mentiras para justificar algo que tiene otra razón de ser: si el cese fuese por esas “cosas raras”, algunos deberían haber sido deportados ya a Nueva Zelanda teniendo en cuenta la situación en la que han dejado las arcas municipales. En definitiva, un cese sospechoso de ser fruto de venganzas internas.

Pero está la otra vertiente. Todas las imágenes emitidas por los medios de comunicación nacionales sobre el caso son exclusivas de la televisión local que, hasta que se haga un estudio de medios fiable, no ve ni el tato (porcentualmente hablando, claro). Salvo programas específicos, como los plenos, quiero creer que nadie graba los informativos ni otros programas sin un interés especial por alguno de ellos. Por tanto ¿cómo llegan las imágenes concretas a los medios de comunicación nacionales? Porque es evidente que se ha realizado una selección de ellas, aquellas en las que Chari Ayala va vestida de flamenca. Eso supone una dirección, una búsqueda… una intención en definitiva que no puede ser al azar. Puede que la televisión local tengan indexadas en su correspondiente base de datos y la búsqueda pueda realizarse más o menos rápida. También puede que alguien, un periodista, haya presentado ante ese medio una solicitud de búsqueda más o menos concreta. Pero, en mi opinión y hasta que alguien me demuestre lo contrario, esto ha sido una (magistral, lo admito, aunque no muy limpia) jugada del gobierno actual para terminar de cargarse al único partido que podría hacerle sombra en unas futuras elecciones (tal como está la situación ahora mismo y si no cambia mucho).

Mentiras y falacias del sector goebbeliano (¿o es estalinista?) de IP-IU.

Iba a hacer una entrada en Facebook pero me estaba quedando larga y aquí se explica mucho mejor, así que trataré de desgranar esta noticia que raya el esperpento, amén de manipuladora y falaz. ¿Por qué? Vamos por partes. La noticia no es nueva, ya se ha tratado en varios sitios, incluido esta misma bitácora.

Como se puede oír, la manipulación aparece varias veces. Como ejemplo se evita, conscientemente, utilizar la palabra “despido” para utilizar, en su lugar, la mucho más aséptica “no renovados” evitando llamar a las cosas por su nombre. ¿Por qué? No lo sé, pero el responsable de esta “tendencia” lo podría explicar y quedarnos todos más tranquilos. Sin embargo, es curioso constatar que en la misma noticia se habla de indemnizaciones como consecuencia de sentencias. Bueno, la naturaleza ha dotado a cada cual de unas limitadas dotes y, por tanto, es posible ser hábil en la manipulación de noticias pero muy torpe al dejarse caer en contradicciones serias. Durante mucho tiempo pensé que estas cosas sólo se daban en el bando nacionalcatolicista, pero es evidente que me equivoqué y que las habas se cuecen en todos lados.

En una buena manipulación, lo importante es destacar lo que interesa a pesar de que la justificación no tenga relación alguna con lo que se justifica. Si cuela, cuela, que diría Goebbels con algunas birritas en el cuerpo. Dice la noticia: “Desde el gobierno municipal se ha indicado que las indemnizaciones de los trabajadores no renovados responden a la contratación fraudulenta que tuvieron durante años con la concatenación de contratos de 2 o 3 meses” (las negritas son mías). Pues no, falso, mentira cochina. Las indemnizaciones son consecuencia del reconocimiento en un juzgado que la concatenación de contratos deriva en una plaza de trabajo con la categoría de fijo indefinido. Por tanto, es contrario a la legislación laboral despedir a un trabajador fijo de facto sin indemnización. Como se produce tal despido, el juez condena al Ayuntamiento de Los Palacios y Villafranca a pagar una indemnización por despido (más los salarios de tramitación). O a su readmisión, pero esto lo discuto a parte. Esa, y no otra, es la causa por la que se percibe la indemnización, que ya va siendo hora de que nos enteremos.

La capacidad de lectura comprensiva tiene un carácter extrañamente discriminante en mi pueblo, porque varía dependiendo de la orientación política del texto en cuestión o, lo que es lo mismo, es inversamente proporcional a la orientación política del texto leído. O, dicho en lengua vernácula, que la derecha no quiere entender un texto que va en contra de actuaciones de la derecha, pero la izquierda lo entiende perfectamente, y viceversa. Por tanto, con una lectura comprensiva del párrafo anterior debería quedar claro que el gobierno municipal de Izquierda y Progreso-Izquierda Unida (y en la pasada legislatura, el propio PSOE) despidió a personal laboral que debía ser fijo según la normativa laboral vigente en el momento de cursar la correspondiente demanda. No por la condición fraudulenta de los contratos, que es otro tema. Sigamos con esa cuestión ¿por qué se mete aquí lo fraudulento de los contratos si no tiene nada que ver? Porque ahora vienen las falacias lógicas. La primera que se usa es la falacia non sequitur, es decir, la consecuencia que se expone no se desprende de los hechos. Esta falacia pretende vestir una explicación interesada (“no renovaciones” por contratos fraudulentos) para no dar cuenta de la verdadera causa del despido (improcedente por ser el trabajador personal laboral fijo indefinido de facto).

Pero las falacias no quedan aquí. La noticia sigue diciendo: “Contratos que recibieron el visto bueno de la sección sindical de la UGT en el Ayuntamiento gobernado anteriormente por el equipo socialista”. ¿Esto que dice la noticia es cierto? Sí, pero no tiene una relación causal directa con lo que se trata, porque los hechos siguen repitiéndose ahora, el gobierno de Izquierda y Progreso-Izquierda Unida sigue realizando esos contratos concatenados de corta duración, igual de fraudulentos que los que se citan en la noticia, con el beneplácito de la sección sindical de UGT. Volvemos a caer en la falacia non sequitur, mezclada (a mi entender) con la falacia del hombre de paja, que persigue alterar la tesis para debilitarla y atacarla con más fuerza. Es decir, para reforzar la posición de la tesis de los “no renovados” ataco la posición de la sección sindical de la UGT que, es cierto, transigió con la existencia de estos contratos en el Ayuntamiento. Con la particularidad de que en este caso, la mayor responsabilidad recae en el patrón, en el que contrata que, en este caso, es el Ayuntamiento gobernado por Izquierda y Progreso-Izquierda Unida.

La noticia sigue y entra en la parte que a mí me resulta más nauseabunda, por las conclusiones que se siguen de ella. La noticia dice que “Fuentes cercanas a la alcaldía han recalcado que con las no renovaciones se conseguirá ahorrar más de un millón de euros por año, a pesar de las indemnizaciones a los trabajadores…[sigue]”. Volvemos a la “neo-lengua” que tanto gusta de usar al PP, el no llamar a las cosas por su nombre. El problema aquí es que se pondera como una buena gestión económica algo que es un error de gestión de recursos humanos y de capitales públicos. ¿Por qué? Porque sobre el trabajador despedido recae la opción, por parte del patrón, de indemnizar o ser readmitido en su anterior puesto de trabajo. En el caso de readmisión, sólo hay que abonar los sueldos de tramitación, es decir, los sueldos que se han dejado de percibir a causa de haber sido *injustamente* apartado de su puesto de trabajo, dado que se es fijo indefinido. Por otra parte, si no se readmite, a esta cantidad hay que añadir la indemnización que le corresponda. Por tanto, hubiera sido mucho más ventajoso desde un punto exclusivamente económico readmitir al trabajador. Pero hay más, porque muchos de los trabajadores despedidos han sido sustituidos por otros contratados de manera igual o más precaria -aunque, eso sí, mediante un procedimiento aparentemente más transparente- lo que implica una mala gestión de los recursos humanos dado que el trabajador despedido se supone en general más eficiente que el eventual que, obviamente y como no puede ser de otra forma, necesita un periodo de aprendizaje.

En definitiva, se intenta engañar a la opinión pública vendiendo por buena gestión algo que no lo es, porque existen otras formas mejores de gestionar recursos públicos. Además, resulta paradójico que un partido de izquierdas se centre tanto en el rendimiento económico en claro perjuicio del capital social, del recurso humano, que tradicionalmente es la parte importante de su filosofía. Aunque a veces esto se olvida.

La noticia continua “…que en muchos casos no superaron pruebas de acceso de ningún tipo y donde se saltaron todos los procesos de selección y contratación”. El enunciado es cierto, pero en el contexto donde se publica encierra falacias concatenadas. La primera es que no tiene relación con la noticia, es decir, la falacia non sequitur. Pero ¿por qué se introduce? Para desviar de nuevo la atención, la falacia de la pista falsa, intenta demonizar al trabajador para que el oyente se forme una opinión contraria al mismo, resaltando a la vez la posición del gobierno municipal que ha echado a la calle a vulgares enchufados, justificando los despidos de cara a la población. Esto me produce nauseas, porque al criminalizar al trabajador se miente y se desvía la atención de lo principal: que el trabajador es el actor en una obra de teatro cuyo guión lo escribe el que contrata, que es el verdadero responsable. Pero se machaca y se sigue machacando al trabajador por parte de un partido que, de nuevo paradójicamente, debe defenderlos. Cuando les conviene, claro.

Se suponía que el Lado chachi de la vida ni iba a tomar represalias con los trabajadores (a pesar de que ya hay dos trabajadores sobre los que se puede certificar que lo han sido, sin contar los que no se puede -aún- demostrar) y su gobierno iba a ser más transparente y legal. Pues no, no se están mostrando diferentes al anterior gobierno socialista del que abominan. Porque si el problema es que no hay dinero, se analiza lo que se puede recortar y se hace, siempre defendiendo los derechos adquiridos por trabajadores y salvaguardando el servicio público. Pero este gobierno resalta la irregularidad del contrato y castiga al trabajador, que no es el culpable, en vez de al empleador, que sí lo es y al que no se le exigen responsabilidades. Encima, se vanagloria del ahorro a expensas del despido del trabajador. Eso solo lo he visto en partidos de derechas. O en regímenes totalitarios.

La base de la ideología de izquierdas (recomiendo leer a Gustavo Bueno) es la defensa de los derechos de los trabajadores. Al menos es lo que siempre he entendido. Si estoy equivocado, ruego que se me corrija. Por tanto, resulta paradójico que un partido de supuesta ideología de izquierdas, defensor del trabajador, realice una mezquina labor de propaganda enmarañando el discurso con términos en forma de mentiras. Al pan, pan y al vino, vino. Eso que dicen es mentira y una manipulación de la realidad. El que la induce (porque esto no es obra de los redactores de la TV) es un mentiroso y un manipulador.

Señores de IP-IU: me parece vergonzoso. Me temo que alguien tiene errores importantes sobre conceptos ideológicos. Salvo, eso sí, que estén construyendo ideología según convenga y sobre la marcha. Por que no, no pueden presumir de defender una ideología de izquierdas. Al menos, la parte que se centra en la defensa del trabajador y la transparencia. Lo contrario, lo que ustedes hacen, ya lo hacía el PSOE antes que vosotros. Eso sí, en esta legislatura hay más destreza goebbeliana que en la anterior.

Perdónenme, pero siento asco.

 

 

 

El nuevo gobierno: primeras decepciones.

De Naniano Rajoy no hay mucho que decir. Vamos, igual que él. No sólo no habla antes de las elecciones, ¿para cagarla?, y para colmo tampoco contesta preguntas en rueda de prensa. Algunos, tanto patrios como extrangeros, siguen pensando que su mierda no huele. Dicen que ha cargado de poderes a Soraya. Normal, para hacer algo hay que tener iniciativa, área donde se ha mostrado poco hábil. Menos mal que, por lo menos, hará una política como dios manda. Ahora habrá que enterarse qué dios, porque nunca se sabe si está pensando en un dios durmiente tipo Eru, mandando a los Ainur a arreglar el mundo, o algo más activo del tipo judeocristiano. Lo único que cambia en ambos casos es el vector sanguinario.

  • Ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García Margallo. Ni idea, se va a beneficiar por cojones del beneficio de la duda, valga la redundancia.
  • Ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón. Vaya putada les ha hecho a los madrileños al encasquetarles a la Botella por t’ol morro. Dicen los madrileños que no la quieren, por lo que es de augurar que pierda las próximas elecciones. O no, que diría Naniano.
  • Ministro de Defensa, Pedro Morenés Eulate. En su defensa, decir que tiene experiencia en la materia. Por eso, quizás, está relacionado con empresas de construcción naval y de fabricación de misiles. Sí, al contrario que los barcos, a los misiles no les conozco aplicación civil alguna. ¿Esto no genera incompatibilidades?
  • Ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro Romero. A este señor ya lo conocemos de la época en la que dirigió los recortes durante la hégira aznariana. Así que no hay otra cosa que esperar de él. Sí para ser presidente con tener el graduado basta, para ser ministro tampoco hace falta mucho más.
  • Ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz. Dicen que dice que no va a permitir ocupaciones de la vía pública, en un guiño a la rancia caverna que se queja de los perroflautas del 15M y resto de fauna, lo que demuestra que para ser ministro tampoco hay que ser inteligente. Dicen que tiene un gran sentido del humor, pero no sé si será suficiente.
  • Ministra de Fomento, Ana Pastor Julián. A mí, esta señora me cae simpática, pero no sé por qué. Además, en su haber está el crear la agencia de seguridad alimentaria, de los pocos organismos que funcionan bastante bien. El “debe” se me ha olvidado.
  • Ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert Ortega. Ni idea, pero viendo su perfil no entiendo qué pinta este señor aquí. Aunque, pensándolo mejor, tampoco sé qué pintaba la Sinde, así que es posible que, incluso, sea capaz de hacerlo mejor. Pero mejor que Gabilondo lo dudo seriamente, no parece tener la profundidad ni la inteligencia de éste.
  • Ministra de Empleo y Seguridad Social, María Fátima Bañez García. Hablan bien de ella porque es andaluza (claro, hablan bien los andaluces). Su mérito es ser la mano derecha de Soraya, y no entiendo bien lo que significa. Ya veremos, pero su encargo de reducir las listas del paro sólo lo veo posible borrándolos de ella y negándoles la asistencia. Bueno, también podría ocurrir que la gente empezara a encontrar trabajo, aunque esto tradicionalmente nunca ha sido mérito de la acción de este ministerio. Seguramente pronto nos la encontramos hablando de reforma laboral, que es o que se ponen a hacer cuando no se sabe qué hacer. O sí, cuando se prentende que volvamos al tiempo en el que éramos esclavos y no teníams casi derechos (entiéndase el “casi” como licencia poética).
  • Ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria. No lo conozco, pero parecen rondarle varios casos de corrupción, parece el doble de Aznar en todos los sentidos (es más alto). Se supone que si lo han nombrado ministro es que están seguros de su inocencia. O que tienen a la brigada de Trillo detrás mareando a jueces (véase el caso de Camps) y tapando bocas con demandas (véase el caso de Garzón).
  • Ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete. En el pasado tuvo que lidiar con el “mal de las vacas locas” y no lo hizo del todo mal. A excepción del control de los animales muertos en el campo donde no supo/pudo presionar lo suficiente en Europa para evitar esa aberración. Seguimos sin ministerio de medio ambiente, lo que indica a las claras que si a los de antes el medio ambiente les importaba tanto como un pepino (sin salmonela), a estos les importa lo mismo o menos. De hecho, se criticó mucho el que no tuviéramos un ministro de agricultura. Ahora sí lo tenemos. Pero ¿y de medio ambiente? Eso da igual…
  • Vicepresidenta del Gobierno y Portavoz y Ministra de la Presidencia, Soraya Sáenz de Santamaría Antón. Desconfío de cualquier persona que durante mucho tiempo ha vituperado a diestra y siniestra del gobierno de turno y, cuando entra en él, se muestra simpática y sosegada demandando a todos “lealtad institucional”. Este tipo de personas me parecen hipócritas y no me gustan.
  • Ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos Jurado. Le achacan su pasado en Lehman Brothers para echarle mierda encima. Seguramente, su historia tendrá al respecto. Asume también las competencias del antiguo ministerio de ciencia. Al igual que con medio ambiente, nos quitan otro ministro que se ocupe de relanzar y profundizar los aspectos del mal llamado I+D que nos puede sacar del pozo donde nos encontramos. Es que no es I+D, es investigación en general. Cualquier país que se precie debe dotar de recursos suficientes a personas brillantes que sean capaces de hacer avanzar el conocimiento que, está de sobra demostrado, lleva al progreso social y económico de una sociedad. El PSOE de manera ladina aumentó los presupuestos al poco de entrar, bajándolos más tarde. A los conservadores (PPSOE) siempre les ha interesado más la pandereta y la sotana que el progreso. Seguiremos con el lastre herencia del franquismo. Y no, no me refiero al rey.
  • Ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato Adrover. Es la que decía que los niños andaluces no tenían ni sillas para sentarse. Una demagogia de ese calibre la inhabilita para cualquier tipo de cargo, en mi opinión, porque una persona no puede esparcir mierda de esa forma y quedarse tan agusto en un ministerio. Pero claro, si lo que se pretende es privatizar la sanidad, tampoco hace falta poner al frente a nadie con una catadura moral elevada. Con que sepa mentir sin remordimientos es suficiente.

En resumen, este es el gobierno que pretende sacarnos de la crisis. Ojalá, porque la gente empieza a estar muy harta. Lo que pasa es que si la gente está harta de pagar la crisis y este gobierno empieza a hacer lo que se espera de él (vamos, lo que ya hace en otras CCAA) la gente se va a cabrear aún más. Claro, para eso van a evitar que la gente ocupe las calles. Lo que provocará aún más cabreo. Vamos, lo que se dice una política inteligente.

Además, el aparente “buen rollito” con los salientes me mosquea. No es que me parezca mal, al contrario. Pero después de dos legislaturas (casi ocho años) tensionando, maldiciendo, desprestigiando, zancadilleando, vituperando y mintiendo, resulta chocante. Claro, ahora que están en el poder, habrá que cambiar el “chip” y mostrarse “amigables” Me gustan las personas que tiene una sola cara, este tipo de personas enmierdan la política y envilecen la vocación de servicio a la sociedad, lo que debiera de ser, y la transforman en el servicio de la sociedad a sus propios intereses. Eso ya lo hemos conocido en este pueblo en el pasado.

Espero que, al menos, hagan bien el trabajo para el que se les ha elegido.